La rubia se vuelve loca cuando ve la polla del negro

0 visitas
|

Lo único que tiene que hacer el negro para poner cachonda a la rubia es enseñarle la polla. A ella le fascinan las trancas grandes, así que apenas se la ve se pone a comérsela como loca. Obviamente, después acaban echándose unos polvos de muerte. Follar con el negro se ha vuelto una adicción para la rubia putona.